05

.
Yo nunca vi completa la presentacion (asumo, powerpoint) que cambio el mundo. O lo destruyo. No se si esa fue la causa de que jamas entendiera la fe que sintieron todos los que lo recibieron. La fe en el cohete.
.
No era un dia mejor ni peor de lo normal, las ventiscas normales de principios de febrero y las personas corriendo a trabajar como cualquier miercoles. Antes nadie guardaba los miercoles, no existia el dia del vaticinio. Antes las personas (que aunque lo duden eran cientos de millones) salian todos (o casi) como hormigas entre 7 y 8 de la mañana a trabajar. No ha poner barricadas ni ha cavar trampas, se dedicaban a cosas que en aquellos tiempos sonaban tan indispensables como ahora absurdas. Programacion, venta de perfumes, consultor de decoracion, profesor de filosofia y muchas muchisimas cosas mas que cuando las recuerdo me dan ganas de llorar. Dicen que llorar no sirve de nada, pero estoy convencida de que a mi me salvo la vida. Yo era abogado. Antes habia tribunales, instituciones que estaba investidas de la autoridad suficiente para dirimir controversias, para castigar a quienes atentaban contra la integridad de otros. Yo era parte de ese sistema que hoy es un absurdo.
.
Pero me desvie. Decia que fue un dia como cualquier otro, a inicios de 2009. Mi padre en su taller nos llamo a todos a los gritos, mas bien divertido e intrigado, y nos urgiò a ver el monitor. En la casilla de su correo electronico le llego lo que primero penso que era una cadena pero al abrirlo se encontro con una genialidad, nos explicaba. Era un hombre, un cientifico (o al menos un hombre con bata de cientifico) que comenzaba a explicar las diferentes razones fisicas, quimicas y biologicas por las que el mundo estaba al borde de la destruccion. Y que ya no era posible hacer nada para detenerlo, asi vaticinaba la pronta extincion de la raza humana en la tierra. A este punto me pareciò una porqueria, hacia mucho que las paredes de cada escuela primaria se pintaban con la gotita que te instaba a cuidar el agua, los bosques y la naturaleza. La destruccion del planeta era tema agotado, viejo y gastado. Asi que cuando me sono el celular, me fui de ahi y lo atendi y comenze a pelear con Enrique, peleamos tan fuerte que me eche a llorar y no quise salir de mi habitacion en todo el dia ni para ir a trabajar ni para comer ni para nada. Me habian roto el corazon y senti justo que el mundo se detuviera un dia por mi dolor.
.
Al dia siguiente todo parecia estar como siempre. Sali, al llegar a mi oficina me la encontre cerrada, asi como muchos negocios mas en mi camino. Pero nadie me supo dar una explicacion, algunos estaban tan desconcertados como yo y otros solo me sonreian y me deseaban buena suerte. Volvi a casa, indignada contra la burocracia que seguramente se habia inventado un nuevo dia de asueto, algo asi como "el natalicio del inventor de los panqueques". Mi madre estaba haciendo una pequeña maleta, muy pequeña, casi diria un maletin. Cuando me vio y me escucho renegar solto esa risita suya que siempre me dedica cuando se le olvida que soy un adulto. Me dice que lo que ha de pasar es que todos se estan preparando para irse al cohete que salvara a unos cuantos de la destruccion del mundo.
.
No voy a mentir. No me senti sobrecogida, asustada, ilusionada, nada. Francamente pense que mi santamadre habia simplemente enloquecido. Demencia senil le dicen. Y no pude disimular la risa que me dio. Pero insistia. Insistia. Con esa terquedad y aferre de los viejos. El cohete. El cohete. Quize razonar con ella, eso era absurdo, de donde salio ese cohetemagico y como diablos los iba a salvar y de que destruccion? Pero ella ignoro mis preguntas y solo me dijo que tenia que ver el video explicativo, que enviaron uno a cada familia que merecia ser salvada.
.
No quize ver nada. Trate de hablar con mis hermanos, con mi papa, y todos estaban igual. Entre las discusiones entendi que la idea general era poblar otro planeta, muy muy lejano del nuestro, siendo transportados en el famoso cohete que nos llevaria a todos congelados hasta llegar a nuestro nuevo hogar. Habia algunos elegidos, y teniamos prohibido hablar con otras familias sobre el tema. Me parecio la cosa mas estupida que podia escuchar. Sacado de la mas barata novela de ciencia ficcion. Una mierda, ni siquiera han conseguido que el windows vista funcione correctamente y ahora resulta que pueden congelar personas y transportarlas a años luz. Si, y mis nalgas son de azucar.
.
Ya histerica sali a la calle. Aborde a los gritos a algunas personas preguntandoles si ellas tambien irian a un planeta misterioso en un transporte magico. Algunos me sacaban la vuelta, otros me veian con curiosidad o miedo o lastima. Y hubo un niño chiquito, no mayor a 5 años, que me corrigio y me dijo que era un cohete (cueti) y no un transporte magico. Y como si el niño hubiera roto una maldicion de silencio, todas las personas comenzaron a decirme que si, que ya tenian listas su maletas, que se irian a un mundo lejano porque este ya casi se destruia. Es mas que quiza para mañana ya no hubiera celulares ni internet ni television, y eso marcaria el principio del fin.
.
Entonces si que comenze a sentir miedo. ¿Locura colectiva?¿Una broma muy elaborada?¿Gases toxicos?¿Alucinaciones en masa? Perdi la cabeza ante tantos ojos brillantes de esperanza, ante tanta conviccion, algo en mi cabeza me explicaba que si todos lo creian debia ser cierto por muy absurdo que me sonara a mi. Y me deje llevar sin resistencia. Tome el maletincito que me dio mi santamadre y fui con ellos. Llegamos hasta la orilla del mar y a lo lejos estaba... algo. El cohete, el cohete, alcanze a distinguir que decian entre susurros. Y comenzaron a avanzar hacia el sin mirar en que se estaban sumergiendo en el mar.
.
Senti un escalofrio terrible, la vision de esas personas, interminables, caminando como hipnotizadas hacia el supuesto cohete. Comprendi que no podia estar bien, que tenia que correr de ahi, que tenia que irme o algo horrible sucederia. Alcanze a tomar a mi santamadre del brazo y detenerla. Le suplique que no fuera, que se quedara conmigo, que regresaramos a casa. Y por un instante volvio a ser ella, me miro con sus ojos enmarcados en montones de arrugas, sus ojos asustados y me dijo que me amaba pero no podia evitar irse con los demas. La solte. Sabia que tenia que hacerlo. La vi avanzar hacia el mar, y me di la vuelta alejandome de la playa, sin valor suficiente para voltear hacia atras.
.
Cuando llegue a la ciudad todo era un caos. Pocas personas, grupos de dos o tres por cada par de cuadras, saqueando y destruyendo. No me lo podia creer. ¿El fin del mundo era cierto despues de todo? No... no podia ser... era simplemente la naturaleza humana que obliga a realizar actos vandalicos cuando no hay quien este mirando. Nada mas. Nada de fines del mundo. Nada de apocalipsis. En eso estaban mis pensamientos cuando escuche un rugido monumental y me gire hacia atras, solo para observar como el famoso cohete se elevaba hacia algun mundo lejano, en el mejor de los casos. Pero algo parecido a una corazonada, a una premonicion, me dijo que no. Que ese cohete iba vacio. Que los habian engañado a todos.
.
Aprovechando la confusion y presa del panico, corri hacia la que fuera mi casa y me encerre a piedra y lodo. Al entrar a la cocina me lleve el susto mas grande de la jornada, cuando de detras de la barra me brinco encima un hombre harapiento y apestoso, un vago violento que me abrazo con tantas fuerzas que a pesar de mis intentos por soltarme y golpearlo, apenas y me retorci un poco entre sus brazos, colmando mis nervios y destruyendo la poca cordura que me quedaba a grado tal que comenze a sollozar.
.
Entre mi histeria alcanze a escuchar que el vago me hablaba:"Pense que te habia perdido. Pense que te habias ido. ¿Que demonios esta pasando?" El vago harapiento era Enrique. El jamas recibio el correo, y su historia era con mucho mas terrible que la mia.
.
Desde entonces estamos aqui, hemos aprendido a vivir temiendo a los que viven en las sombras y buscando como sobrevivir. A veces tenemos suerte y conseguimos alguna gallina, aunque hace casi dos años que no hemos probado mas carne que la de algun perro perdido que conseguimos ganarle a las bandas grandes y organizadas que controlan los restos de la ciudad. Hoy decidi dejar mi testimonio de lo que ocurrio hace 19 años, en lo que las nuevas generaciones llaman "el miercoles del vaticinio"... hoy, que recien sali por la mañana y descubri en el cielo un destello fulgurante que me hizo temblar.
.
Hoy, que llego un nuevo cohete.
.

7 comentarios:

Générique dijo...

¿Se acabó el mundo? ¡Y nadie ma avisó! Caray ¿por qué nunca recibó los memorandums?

Muy buen escrito ¡no sabía que tenías alguna inclinación por la ciencia ficción! Y lo voy a dejar como un muy interesante cuento, no quiero leer entre líneas.

Igual, deberías escribir cuentos más seguido ¡se te dá! =)



¡Sonríe!

LUX AETERNA dijo...

Espero que se pueda ir en ese nuevo cohete, eso si el mundo está complétamente perdido, si ya no pueden existir los abogados mejor abandonar ese verdadero páramo desierto.
Muy buen relato me gustó mucho poder leerte este tema de ficción.
Besos

Yle dijo...

generique, pense en cambiar los nombres para evitar que alguien pensara que llevaba doble intencion, y no lo hize porque asi me salio primero y asi se va a quedar, no lleva nada de mensajes ocultos. Por cierto que a mi lo que mas me gusta en los libros es la ciencia ficcion y si, en las peliculas las de terror viejas. =P a ti no te llego el mail de la salvacion porque estabas destinado a quedarte y comer carroña con nosotros jaja

lux, yo no quiero ir al cueti, me da meyo.

Générique dijo...

Ely: Al fin que ni quería leer entre líneas y mejor que no trae nada allí ;)

Y sí, es cierto ¡Te gusta la ciencia ficción! Ahora recordé que fueste tú quien recomendó "El Restaurante del Fin del Mundo" de Duglas Adams.



¡Sonríe!

Générique dijo...

¡Ah! Y no estaba yo destinado a quedarme a comer carroña, no... sucede que, por alguna [extraña] razón, siempre soy el último en enterarme de algunas cosas =\



¡Sonríe!

Blonda dijo...

No sabía de tu vocación de escribir ciencia ficción...pero fue una grata sorpresa leerlo!!
Espero que si el cohete existe me incluyan en el mail...no quiero perderme la tremenda fiesta que se va a armar en alguna galaxia lejana!!


Mil besos Ely!

Lilith dijo...

Me encanto tu relato, a mi tambien me gustan las historias de ciencia ficción, de hecho todavia guardo las revistas de ciencia y tecnologia de mi padre solo por las historias cortas que publicaban.
Besos y Buen fin de semana.

puras mieles

puras mieles