11

Tengo una amiga muy espiritual y la madre, que de repente me marea con sus inciensos y sus jaladas profundas, pero ayer se la saco cuando me dijo que todos estamos en el mundo para aprender algo y que nos toca saber que… CHIN, y pues si a esas vamos a mi me falta aprender un titipuchal de cosas, pero para elegir una difícil y que de verdad me hace toda la falta del mundo, yo tendría que aprender a esperar. A ser paciente. No, no de hospital, sino de paciencia (aunque algo ha de tener que ver que se diga igual, supongo que porque mientras estén enfermos solo pueden esperar a que las medicinas jalen…)

Quisiera ser paciente, poder quedarme en calma esperando que suceda lo inevitable, o lo inesperado o que no suceda nada. Ser menos soberbia y aceptar que no todo depende de mis ganas o de mi esfuerzo, que no soy tan importante como para que los eventos a mi alrededor sucedan por y para mi. Que quizá algunas cosas no tengo que ganármelas, solo tengo que aguardarlas, y que a veces mi impaciencia se convierte en irrespeto. Que al presionar puedo arruinar las cosas que quizá con algo de oportunidad o libertad se hubieran logrado.

A veces, solo a veces, siento que las personas me guardan rencor. Quizá debería tener mas fe en que harían lo correcto aunque yo no los obligara a hacerlo. Aunque yo no estuviera ahí para insistir, para recordar, para reiterar. Tener paciencia con las personas que son diferentes a mi, que manejan sus propios ritmos y sus propios caminos, que bailan su propia melodía quizá mas lenta pero no por eso menos efectiva.

Esperar… aprender a esperar… no hacer ni recibir nada, solo tener confianza en que sucederá.

Me gusta como teoría, pero al momento de sentarme a contemplar los gusarapos me siento estúpida, inadecuada, perezosa. Y se me hincha el pecho de una irrefrenable necesidad de hacer algo mas, de darle un empujoncito a la situacion, de remover las aguas.

Creo que reprobare la asignatura.

1 comentario:

Gaby dijo...

ja...creo que eso de quedarse a esperar que es lo que la vida quiere de una, como que no es para nosotras jajaja...

Hay algo para mi, si lo sé, pero no me quedo sentada esperando a que llegue, también soy muy IMPACIENTE y suelo desesperarme con facilidad, tons una de dos, o aprendo la paciencia o que ya me llegue de una vez lo que la vida quiere de mi jaja.

saludos...

puras mieles

puras mieles